El origen de la cinta americana

El origen de la cinta americana


La cinta americana es uno de los objetos que más utilizamos cuando se nos rompe un objeto y queremos pegarlo. Barcas, coches, espejos… Su uso es casi infinito a pesar de su antiestético efecto. Sin embargo, pese a ser uno de los objetos más utilizados en todo el mundo, la cinta americana tiene un origen que muy poca gente conoce y que a continuación os contaremos.

Este objeto fue ideado por la compañía Johnson & Johnson en 1942 en Estados Unidos, se elabora pensando en un objeto capaz de unir todo tipo de piezas y armas que estuvieran rotos durante la batalla. Una vez en la batalla, se descubrió que también servía para aislar materiales de la humedad y, de este modo, se le empezaron a dar muchos usos que aún conservamos en la actualidad.

Debido a esta versatilidad para ser capaz de unir objetos acuáticos se la denominó “Duck Tape” o “cinta pato”, nombre que posteriormente cambió a “Duct tape” o “Cinta de conducto” cuando pasó de realizarse en color verde a color gris, para que los profesionales de la climatización la utilizaran en los conductos de ventilación.