Papel de embalaje, un producto infravalorado

Papel de embalaje, un producto infravalorado


No es la primera vez que hablamos en este blog de las bondades del papel de embalaje. Ese maravilloso papel marrón que, bien utilizado, es extremadamente útil en numerosas ocasiones…que incluso desconocemos a veces. Hoy queremos romper en Multiembalajes una nueva lanza a favor de este tipo de papel, ya que en ocasiones es injustamente considerado papel de segunda categoría. Nada más lejos de la realidad.

Son muchos los que aseguran que el papel de embalaje, también conocido como ‘papel kraft’, es un papel feo y basto que jamás puede ser utilizado como un elemento decorativo. Sin embargo, tiene muchas más aplicaciones de las que imaginan, ya que a diferencia de otros papeles es mucho más duradero y resistente.

No en vano, ‘kraft’ es una palabra procedente del alemán que significa literalmente ‘resistencia’. Poco más se puede decir de este tipo de papel de embalaje, que gracias a su composición química es mucho más férreo que otros papeles: se fabrica con pulpa de celulosa a partir de fibras largas de madera. Si te preguntas por qué se parece en cierta medida al papel reciclado, se debe a que su proceso de fabricación es muy parecido a éste. Sin embargo, el papel kraft tiene un aspecto tan ‘poco agraciado’ porque no ha sido aún tratado y blanqueado.

A pesar de todo, cada vez son más las personas que ven al papel de embalaje o papel kraft un encanto difícil de igualar con otros papeles. Muchos diseñadores han acogido este papel como elemento central de muchos de sus diseños, ya sea para invitaciones, diseños de packaging, calendarios o libretas corporativas; su utilización evoca nociones de algo artesanal y hecho con infinito cariño. Si te decides a usarlo, en Multiembalajes tenemos papel de embalaje de la máxima calidad, para que lo aproveches en tus ideas más originales