Usos curiosos del film extensible

Usos curiosos del film extensible


El film extensible es uno de los productos de embalaje que más usos tiene gracias a su versatilidad. Fabricado con polietileno (PE) y polipropileno (PP), es cada vez más demandado por sectores de muy diversa índole, debido al aumento de las necesidades de transporte y mejor presentación de los productos envasados. Sin embargo, hay usos del film extensible que llegan más allá, y en Multiembalajes hemos querido repasar algunos de los más interesantes.

Una de las utilidades que más nos ha llamado la atención es la de poder conservar un ramo de flores fresco por mucho más tiempo. Enrollar la base de las flores con papel de cocina húmedo y posteriormente todo con film enrollable hará que éstas se conserven tal y como salieron de la floristería. También sirve para, por ejemplo, hacer que los plátanos estén frescos un mayor número de días: cubre el extremo del racimo con papel film y tardarán de tres a cinco días más en cubrirse de manchas.

Si eres de los que viaja con niños frecuentemente -y teme por la tapicería de su coche cada vez que beben algo- también tienes un truco a tu medida: no te arriesgues y tapa el vaso con film extensible para posteriormente añadirle una pajita…¡ganarás en salud! También los manitas que gustan de vez en cuando de pintar las paredes de su casa están de suerte, ya que tapar con papel film los muebles y aparatos les permitirá protegerlos y pintar con mucha más comodidad. Y si después de ello no quieres que los rodillos se sequen…cúbrelos con film.

Acabaremos este post con la utilidad que en Multiembalajes nos ha parecido más curiosa de todas. Y es que, si te gusta el vino, seguramente hayas probado alguno con cierto sabor acorchado. Pues bien, introducir un rollo de film extensible en una jarra y removerla durante unos minutos hará que este desaparezca por completo. El porqué es muy sencillo: el plástico tiene ciertas propiedades que capturan las moléculas con sabor a corcho. ¡Es casi milagroso!